Empezar Tai Chi a los setenta


Lee este artículo mejorado en nuestro nuevo blog

Para empezar esta práctica es necesario, ante todo, tener curiosidad. Después, será necesario trabajar e ir modificando la forma de moverse.

La práctica del Tai Chi es ideal para las personas mayores: son ejercicios suaves, lentos y conscientes. Las lesiones son raras, casi imposibles si se trabaja una buena alineación del cuerpo.

A medida que se avanza en la práctica de Tai Chi aumenta el tono muscular, el riego sanguíneo, la capacidad pulmonar, la memoria y la atención. Disminuyen los dolores de espalda, previene la osteoporosis, frena la artrosis y equilibra la tensión arterial.

Aunque, lo más interesante es que el trabajo de coordinación de los gestos con la respiración y la concentración mental fortalecen la energía vital de todo el cuerpo, calman la mente y proporcionan un bienestar emocional que hace más llevaderas las dolencias habituales.

Avanzar en la práctica de Tai Chi siempre es lento, no caben las prisas, solo la constancia. Al principio puede parecer muy difícil, pero  con independencia de la edad, pasados dos meses se puede empezar a percibir algunos beneficios, aunque depende mucho del estado físico y mental de la persona que se ha iniciado en el Tai Chi . Se tienen que respetar las limitaciones físicas y vencer las mentales. Se trata de repetir, repetir, y repetir ejercicios, con el fin de arraigarlos.

La relajación

Al principio es lo más difícil, el entusiasmo de llevar a cabo posturas de manera correcta produce, a menudo, mucha tensión. Para ello, es imprescindible una respiración consciente.

La corrección postural

La mejor manera de aprender una postura es observarla y tener consciencia del propio cuerpo. Hay que dejarse aconsejar por los instructores, y volver a intentarlo.

El equilibrio

En este apartado es donde las personas con más de setenta años encuentran más avances y beneficios. El trabajo del equilibrio es muy útil para evitar caídas.

La coordinación

Se trata de trabajar diferentes partes del cuerpo de distinta manera, teniendo plena consciencia de cada uno de ellos. La práctica contínua y el control de la respiración son las dos herramientas más útiles.

La atención

Es imprescindible, tanto para elaborar la información verbal como la corporal. Para una buena práctica de Tai Chi es necesario dedicar una atención plena, de otro modo es casi imposible realizar una buena práctica y avanzar.

La memoria

Es, posiblemente, el aspecto más difícil de todos, incluso entre prácticantes en edad escolar. Es necesario dedicar atención, concentrarse e utilizar expresiones gráficas que puedan servir para memorizar movimientos. A menudo, y de manera personal, puede ser útil contar o imaginarse situaciones. De todos modos, la práctica constante es el mejor método memorístico, un hecho que siempre satisface a sus practicantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s