técnicas de relajación


La relajación supone un superdescanso, tanto de los músculos como del sistema nervioso. Aprender a relajarnos será una gran ayuda para mejorar nuestro cuerpo y nuestra mente y para complementar las actividades físicas deportivas, el yoga o la meditación.

 

la relajación la haremos tendidos de espaldas y totalmente inmóviles

la relajación la haremos tendidos de espaldas y totalmente inmóviles

 

Os explico brevemente una técnica para relajarse, que deberíamos practicar por lo menos una vez a la semana, buscando una ocasión en que no tengamos prisa.

1.- Poneros de espaldas, tendidos en el suelo sobre una manta o una estera. Debeis estar absolutamente inmoviles durante todo el proceso.

2.- Observad vuestra respiración durante un rato, sin intervenir en ella solo observándola

3.- Ahora empezaremos un recorrido por todo el cuerpo de abajo arriba , es decir de pies a cabeza, durante el cual nos iremos concentrando (prestando atención) a los músculos y los iremos relajando conscientemente.

  •  Empezamos por los pies: los dedos, las plantas la parte superior, hasta los tobillos, relajar también la articulación de los tobillos. Trabajad solo los pies.
  • Continuamos por la pierna , entre los tobillos y la rodilla, las pantorrillas los musculos anteriores de la pierna, los tendones y la articulacion de la rodilla, trabajad solo las piernas.
  • Seguimos avanzando desde la rodilla hasta las caderas, relajamos uno a uno los grandes músculos de los muslos de los muslos y las nalgas. en realidad los grandes músculos son los más fáciles de relajar.
  • tras relajar las caderas, pasamos al tronco: primero relajamos el abdomen, damos la vuelta por la cintura y relajamos los músculos del término de la espalda, la zona lumbar, después volvemos a delante para relajar la región del estómago, subimos a lo alto del tórax, lo contorneamos y, por último relajamos la parte superior de la espalda con los músculos intercostales.
  • Ahora intentemos relajar el cuello, esta és una zona muy contracturada normalmente, hay que relajar la garganta, las cuerdas vocales y la nuca.
  • El paso siguiente és la relajación del rostro. Aquí tenemos multitud de músculos pequeños, que raramente relajamos. Empezamos por la mándibula inferior dejando que “caiga”, pero sin abrir la boca. relajar la lengua, que quede flaccida en la boca. Despues distendemos los músculos que rodean la boca, y la aletas de la nariz. Dejamos que las mejillas queden flácidas.
  • Ahora hay que poner cuidado en la relajación de los ojos: dejamos reposar los párpados suavemente sobre los globos oculares, sin oprimirlos ni permitirles que vibren o parpadeen, y nos imaginamos que los ojos se hunden en sus órbitas. A continuación relajamos la frente y las cejas y luego el cuero cabelludo.
  • Llegados a la cima empezamos ahora por la punta de los dedos de las manos, que relajaremos hasta la articulación de las muñecas. Relajamos cada dedo, uno tras otro, sin olvidar los pulgares, luego aflojamos la palma y la muñeca.
  • Subimos a lo largo del antebrazo hasta el codo relajando esta articulación.
  • Relajamos los brazos hasta los hombros.
  • A continuación recorremos exahaustivamente los hombros y los omoplatos, volvemos a recorrer la nuca hasta las orejas.
  • Ahora seguimos y pasando por las orejas, volvemos a relajar por segunda vez el rostro: las mejillas, las aletas de la nariz, los ojos, la frente y el cuero cabelludo.
Despues de este primer recorrido lento por todo el cuerpo, repetimos la operación de forma más rápida, deteniendonos en aquellos músculos que notamos han vuelto a contracturarse. incluso si tenemos tiempo hacemos un tercer recorrido.
SENTIR NUESTRO PROPIO PESO
A continuación intentaremos sentir el peso de nuestro cuerpo, debemos sentir la tierra como un inmenso imán (de hecho lo es) que atrae hacia el suelo cada molécula y cada gota de nuestra sangre. Sentimos nuestro cuerpo muy pesado… en realidad, nos hacemos conscientes de nuestro peso al haber detenido con la relajación, nuestro esfuerzo contra la gravedad. repasemos otra vez el cuerpo de abajo arriba notando el peso de cada parte de nuestro cuerpo. 
Con esta percepción nos haremos conscientes de nuestra relajación y facilmente podemos profundizar en ella y prolongarla.
En este esquema podemos ver el recorrido que debemos hacer para relajar integralmente todo nuestro cuerpo

En este esquema podemos ver el recorrido que debemos hacer para relajar integralmente todo nuestro cuerpo

4 comentarios en “técnicas de relajación

  1. Pingback: Programa de ejercicio para principiantes, caminar y correr, décima semana « Cambiar

  2. Pingback: Sesión básica de yoga « Cambiar

  3. Pingback: Programa de ejercicio para principiantes, caminar y correr, décima semana | Cambiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s